Xauen + Meknes 2017

Mayo de 2017, uno de mis meses preferidos para escaparme a Marruecos. Ya casi pasada completamente la época de lluvia, aún no ha empezado a apretar del todo el calor, y la cordillera del Rif se nos muestra con el intenso verde de los últimos días de la primavera.

En cuanto a los trámites para entrar en Marruecos, son todos bastante sencillos. En este documento lo tenéis todo explicado en detalle. Aún así en esta entrada, del previo de otro viaje a Marruecos, tenéis más información.

El ferry en esta ocasión lo reservamos con compañías diferentes para la ida y la vuelta. La web que suelo usar para esto es la de aferry.es.

Combinación de ferrys
Combinación de ferrys

          Día 01

Como suele pasar, una vez llegados al puerto de Algeciras, nos tocó armarnos de paciencia con el retraso de algo más de una hora del Ferry de Balearia.

Una vez desembarcados y pasados todos los tramites de la aduana marroquí, tenemos varias opciones para llegar a nuestro primer destino, Chefchaouen. Por paisajes y curvas la mejor opción, en mi opinión, es tomar la N16 que va bordeando la costa mediterránea. Una vez pasamos Castillejos nos encontramos con otras dos opciones, la autopista A6 o continuar por la nacional, optar por la primera no nos va a quitar demasiado disfrute visual, ya que lo más interesante viene pasado Tetuán.

Desde Tetuán hasta Oued Laou vamos bordeando la costa con un asfalto bastante decente, y desde esta última población tomamos el desvío hacia Chefchaouen por la P4105 para adentrarnos de lleno en el Rif. Este último tramo lo hacemos sobre un asfalto en excelente estado, entre altas y verdes montañas acompañando al río Laou.

Llegamos anocheciendo a Chefchaouen y aparcamos la moto donde mismo lo hemos hecho en otras ocasiones, en el ‘parking’ junto al Dar Dalia (justo aquí) que vigila nuestro simpático amigo Mohamed por 2€ diarios. Nuestro hotel esta a 50 metros escaleras arriba desde la misma plaza.

Para alojarnos en esta ocasión probamos con el Hotel Molino Garden, por 30€ la noche una habitación doble en la planta alta con baño privado (fuera de la habitación, justo al lado) y desayuno incluido. Limpieza y decoración excelente, pero lo mejor del hotel es el increíble y tranquilo jardín que nos encontramos en el patio trasero. También tenemos una cocina común a nuestra disposición, con una buena nevera incluida. La ubicación es muy buena, a medio camino entre los lavaderos y la plaza Outta Hammam. En general un alojamiento muy recomendable.

Para la cena de esta primera noche probamos en el restaurante que posiblemente tenga las mejores vistas del centro de la ciudad, aunque fue una lástima que la comida no estuviera al mismo nivel. Es el restaurante Aladdin, en la plaza Outta Hammam, aunque se accede al mismo por un callejón trasero.



Descargar track en GPX


          Día 02

En este segundo día no habrá nada de moto, vamos a dedicarlo al completo a pasear por Chefchauen. Para mí es la tercera vez que visito esta ciudad, pero para mi copiloto es la primera, así que me toca hacer un poco de guía.

De las ciudades que he visitado en el norte de Marruecos esta es la única en la que me encuentro realmente agusto. No me gustan los bullicios, ni los eternos regateos, ni los avasallamientos constantes a cambio de cualquier tipo de servicio o producto. Adoro la gente de Marruecos, pero odio sus técnicas de venta. Sin embargo en este pequeño pueblo la cosa cambia, y no es porque no vayas a recibir ofertas de cervezas, guías, porros o para visitar ‘las granjas’, sino porque la insistencia de los ofertantes baja a un nivel mínimo, impensable en otras ciudades marroquíes.

A parte de lo anterior, el encanto de Chefchauen reside en lo característico del color azul de sus estrechas calles y en la situación del mismo, al pie de dos grandes montañas con forma de cuernos (de ahí viene su nombre, o eso dicen). Personalmente pienso que el recorrido más interesante empieza partiendo del parking donde dejamos la moto, y desde ahí subimos río arriba por los lavaderos hasta el manantial del Ras el Maa. Ya estamos en la parte alta de la ciudad, ahora volvemos a bajar hasta la plaza Outta Hammam ‘perdiéndonos’ por sus estrechos callejones. Una vez en la plaza también es recomendable hacer una pequeña visita a la Kasbah o Alcazaba, tan solo cuesta 10Dh (1€), y aunque los jardines y las mazmorras no son una maravilla, merece la pena su visita por las vistas desde lo alto de la torre

A continuación os dejo varias fotos y el plano del recorrido que os acabo de narrar, la ‘Ruta del Agua‘. A este último le he añadido varios puntos como el parking y los restaurantes que más me han gustado de la ciudad.

Para la cena de esa noche fuimos al restaurante Sindibad, donde el amigo Mounim ya nos atendió con mucha simpatía en otra ocasión. Calidad-precio de lo mejor de Chefchaouen, y con una agradable terraza desde la que hay una preciosa vista de la Alcazaba iluminada de noche.


          Día 03

El tercer día lo dedicamos a visitar a nuestro buen amigo David, en Meknes. Así, salimos temprano de Chefchauen para recorrer los escasos 200 kilómetros que nos separan de esta ciudad imperial.

La carretera que une estas dos ciudades, la N13, esta en general en muy buen estado. La primera mitad es muy interesante, con bonitos paisajes y una buena dosis de curvas.

En la segunda parte, a medida que vamos llegando a Meknes, el paisaje se torna más amarillo, desértico y recto, muy recto.

Una vez llegamos a la ciudad, lo primero es dirigirnos al parking de la plaza Lalla Aouda. Aquí cuidarán de nuestra moto por la tarifa plana marroquí, 2€ el día. A continuación nos dirigimos al precioso hotel de nuestro amigo David, el Riad Ma Boheme. Por 30€ habitación doble con baño privado y desayuno incluido. Para llegar hasta el mismo desde el parking no es demasiado complicado, y aunque David se presta siempre a recogernos, os dejo un plano entre las siguientes fotos.

Después del pateo de ayer por Xauen no teníamos muchas más ganas de andar. Así que fuimos a almorzar a la plaza Lahdim y echamos la tarde con David en el riad. Esperábamos impacientes la noche para que nos prepara una de sus famosas pizzas en la nueva terraza que estaba estrenando en la azotea. Allí echamos un gran rato hasta altas horas entre risas y caldos varios.



Descargar track en GPX


          Día 04

Siempre que hemos estado en Meknes ha sido de paso, como punto intermedio tan sólo para hacer noche. Nuestro anfitrión estaba un poco mosqueado con eso, así que por la mañana antes de emprender nuestra vuelta a casa, se montó en su moto y nos hizo un recorrido turístico por su preciosa ciudad.

El recorrido de vuelta hasta Tanger-MED fue íntegro por autopista. Unos 380 kilómetros en algo más de 4 horas, y con un coste aproximado de 12€ en peajes.

Ya en el puerto nos vamos directos a la ventanilla de Transmediterranea para que nos impriman las tarjetas de embarque, e insistiendo un poco también nos dan impreso el visado amarillo. Desde aquí a las casetas del cambio para deshacernos de los Dirhans que nos han sobrado y camino a la frontera. En el primer control pasaporte y visado amarillo. En el segundo permiso de circulación, carta verde y documento de importación que nos sellaron a la entrada al país. Después de esto nos colamos sin miramiento en la fila de coches que esperan pasar por los rayos X, a las motos nos invitan en cuanto nos ven a abandonar la cola y seguir directos hacia el ferry.

Esperando a que abran la frontera
Esperando a que abran la frontera

Una vez la moto amarrada en la bodega y nosotros en cubierta, nos deleitamos con la entrada de los trailers y nos despedimos de este país que tan enamorados nos tiene. ¡Hasta pronto Marruecos!



Descargar track en GPX

Deja un comentario