(E01) Jerez a Huesca

Antes de comenzar nuestra andadura por los Alpes, aprovechamos para esperar al resto de compañeros en uno de nuestros rincones favoritos de la Península, el Pirineo Aragonés.

Ya que íbamos sin demasiada prisa, hicimos noche a mitad de camino en el Complejo los Delfines de Valdepeñas. En esta finca, ubicada a 3 kilómetros de la A4, disponemos de apartamentos dobles con cocina por 40€ la noche, incluido el desayuno. En el complejo no encontraremos bar ni restaurante, pero si un parking gratuito y techado frente a la puerta de los mismos apartamentos. Un lugar bastante recomendable para los que vamos en moto, en el que cada vez que hemos estado, nos han tratado maravillosamente Jose y su familia.

Alojamiento rural Los Delfines (Valdepeñas)
Alojamiento rural Los Delfines (Valdepeñas)

Para llegar a Huesca desde Valdepeñas hicimos una ruta por secundarias bastante entretenida (track / mapa). En la parte noroeste de la Serranía de Cuenca, nos encontramos con la carretera CM-210 que recorre la impresionante Hoz de Beteta. El arco que vemos en la siguiente foto  nos da la bienvenida a este hermoso paraje.

Hoz de Beteta (Cuenca)
Hoz de Beteta (Cuenca)

En este tramo nos encontramos con un asfalto en perfecto estado, curvas lentas y un paisaje verde entre grandes paredes de piedra con varias caídas de agua.

Hoz de Beteta (Cuenca)
Hoz de Beteta (Cuenca)

Continuamos hacia el noreste por la CM-2106 que trascurre por Peralejos de las Truchas. Aquí el asfalto ya se hace más irregular y estrecho, pero continuamos disfrutando de grandes paisajes.

Carretera Peralejos de las Truchas (Guadalajara)
Carretera Peralejos de las Truchas (Guadalajara)

Unos 90 kilómetros más al norte, cuando salíamos de Nuévalos, el GPS nos ‘regaló’ una breve pero entretenida pista que acortaba unos metros nuestro camino.

Pista en Nuévalos (Zaragoza)
Pista en Nuévalos (Zaragoza)

Poco antes de llegar a nuestro destino, ya pasado Murillo de Gallego por la A-132, nos topamos de frente con las curiosas formaciones geológicas de Mallos de Riglos.

Mallos de Riglos (Huesca)
Mallos de Riglos (Huesca)

Continuamos y más adelante, ya pasado el túnel y el puente del embalse de la Peña, tomamos el desvío a nuestra mano derecha hacia Anzánigo. Este tramo de carretera esta en su mayor parte en mal estado, bacheada y rota. Aunque sin duda nos lo compensa con el paisaje del que disfrutamos durante los 12 kilómetros que restan hasta el camping.

Pantano de la Peña (Huesca)
Pantano de la Peña (Huesca)

Y tras casi 11 horas de ruta llegamos a nuestro destino, el camping motero Anzánigo (18,90€ la noche por 2 personas + tienda + moto). Regentado por el siempre dispuesto Emilio, disponemos de piscina, zona de acampada con mucha sombra, bungalows, bar-restaurante y unos baños bastante decentes. Este camping tiene una ubicación ideal para usarlo de campamento base y hartarse de rutas preciosas por la zona. También dispone de oferta para los acampados con media pensión por 20€, comidas donde todos los moteros se sientan a compartir batallitas en una larga mesa corrida. Fue nuestra primera vez en este camping, pero os aseguro que no la última.

Camping Anzánigo (Huesca)

Amanece un precioso día soleado, perfecto para la ruta circular que teníamos planeada (track / mapa). Salimos del camping hacia el sur y tomamos el desvío de Rasal para llegar hasta Arguis por el Valle del Garona. Carretera estrecha, pero con un asfalto aceptable.

Valle del Garona (Huesca)
Valle del Garona (Huesca)

Una vez llegamos a Arguis continuamos por la autovía A23 hasta Nueno, para volver a subir de nuevo por la antigua N330 bordeando el río Isuela. Otras veces que había pasado por esta autovía me había quedado prendado por esta carretera abandonada, y esta iba a ser la ocasión de poder disfrutarla. Es un tramo corto, en el que hay que tener precaución con el deterioro del asfalto, sobre todo en el interior de los túneles.

Antigua N330 desde Nueno a Arguis (Huesca)
Antigua N330 desde Nueno a Arguis (Huesca)

El siguiente destino del día es una de mis carreteras preferidas del Pirineo Aragonés, la que recorre el Cañón de Añisclo por el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. Vía de único sentido, estrecha y revirada, entre grandes paredes de piedra y sorteando el río Bellos. Una delicia para el motero.

Cañon de Añisclo (Huesca)
Cañon de Añisclo (Huesca)

En uno de los escasos huecos donde poder parar la moto aprovechamos para descansar y disfrutar del precioso paisaje que nos rodea.

Cañon de Añisclo (Huesca)
Cañon de Añisclo (Huesca)

Justo abajo vimos unas pozas de aguas tan claras y tentadoras, que no nos pudimos resistir a bajar para darnos un baño y comernos el bocata. Aunque en ese momento no lo sabíamos, el baño en este río solo este permitido en las zonas que existen habilitadas para ello. Normativa de la que nos informó el guarda forestal que por allí pasaba, y que tras un agradable chapuzón nos invitó amablemente a continuar con nuestro camino.

Cañon de Añisclo (Huesca)
Cañon de Añisclo (Huesca)

Ya de vuelta, y pasados unos kilómetros  de Sabiñanigo, decidimos que una buena manera de terminar la ruta del día era disfrutando de unos kilómetros de pista. Así que para volver al camping, en Hostal de Ipies, tomamos el camino de tierra (o más bien piedras) que nos llevaría por Lasieso hasta Caldearenas.

Pista de Lasieso (Huesca)
Pista de Lasieso (Huesca)

El punto de encuentro con el resto de compañeros era en el Hostal Don Jaime I de Huesca. Habitación doble con desayuno por 32€, sin parking, pero con las motos frente a la puerta y visibles desde la ventana de la habitación. Este hostal cuenta con un bar-restaurante con calidad/precio bastante aceptable.

Desde el camping nos separaban muy pocos kilómetros de Huesca, por lo que aprovechamos para visitar el Castillo de Loarre antes de llegar al punto de encuentro. Castillo que nos tuvimos que conformar con apreciarlo desde fuera por no tener parking vigilado donde poder dejar la moto con todos los bártulos que llevábamos amarrados. Aun así, es una maravilla las vistas del castillo mientras subimos por la revirada carretera que nos lleva hasta el mismo.

Castillo de Loarre (Huesca)
Castillo de Loarre (Huesca)

Tras inmortalizar el momento, continuamos hasta Huesca para reunirnos con el resto de compañeros y dar por finalizada la etapa previa de nuestro viaje a Los Alpes.

Deja un comentario