(E04) Dades a Marrakech

Ayer nos quedamos por la tarde descansando en el hotel para subir hoy a primera hora la garganta del Dades, así que allá vamos. Carretera con curvas en buen estado, aunque con algún que otro tramo en obras, pero con unas agradables vistas mientras ascendemos bordeando el río que da nombre a la garganta. El punto que íbamos buscando es aquel donde al pasar una sucesión de horquillas, nos encontramos con un restaurante y un mirador que nos ofrece unas preciosas vistas del trazado por el que acabamos de llegar, justo aquí.

Desde el mirador volvemos sobre nuestros pasos para continuar por la Ruta de los Mil Kasbahs hacia Ouarzazate, famosa ciudad por sus estudios de cine donde se han rodado películas como La Guerra de las Galaxias o Gladiator.

A pocos kilómetros dirección Marrakech, nos encontramos un desvío que nos lleva a la mítica ciudad fortificada de Ait Ben Hadu, Patrimonio de Humanidad por la Unesco. Esta ciudad, ha sido escenario de numerosas películas desde los años 60. Para visitarla tendremos que aparcar en la ciudad moderna que se encuentra justo enfrente, al otro lado del río, y desde allí un paseo a píe de unos 5 minutos. Si queremos una buena panorámica, justo a la entrada de la ciudad moderna encontramos a mano derecha un mirador, justo aquí.

Panorámica de la ciudad y el valle
Panorámica de la ciudad y el valle

Continuamos hacía Marrakech por el Tizi N’Tichka (2260m), el puerto de montaña asfaltado más alto de Marruecos. La carretera está en un estado bastante aceptable y con un trazado muy divertido, pero hay que tener siete ojos con la cantidad de kamikazes, volante de camión en mano, que habitan la zona.

Desde que pasamos Ouarzazate veníamos parando en varias gasolineras, encontrándolas todas sin ‘super’ a causa de un rally que había pasado por la zona el día antes. Antes de enfrentar el puerto íbamos ya en reserva, con bastantes más kilómetros hasta la próxima gasolinera que los que eramos capaz de hacer con lo que quedaba en el deposito. Aún así conseguimos llegar arriba del Tichka, con un par de kilómetros más de autonomía según el ordenador de abordo. Comenzamos el descenso jugando con el embrague sin tocar a penas el gas, hasta que por suerte llegamos a un poblado de 4 casas con una ferretería-chatarrería donde encontramos unas hermosas garrafas de super, eso sí, a 2€ el litro sin bajarse del burro a sabiendas que íbamos a pagar lo que nos pidiera.

Después de esta pequeña odisea llegamos al destino del día, el Riad Konouz de Marrakech. 33€ la habitación doble con baño privado y desayuno incluido. Este riad se encuentra en un pequeño callejón dentro de la medina, con un parking vigilado para la moto por 2€ justo enfrente. Hasta la plaza de Jamma el Fna tenemos unos 10 minutos andando. En resumen, el sitio de categoría y el trato del dueño excelente.

Después de una buena ducha tocaba dar un paseo por la ciudad. Antes de salir, el dueño nos pregunto si queríamos cenar en el riad, ya que las comidas las prepara su señora por encargo. Aceptamos y continuamos con nuestro paseo hacia la bulliciosa plaza Jamma el Fna.

De vuelta al hotel, ya teníamos la mesa preparada, pétalos de rosa incluidos. Estábamos solos para la cena y nos tenían una sorpresita preparada. Tras servirnos el postre, una riquísima macedonia, el dueño del riad apareció violín en mano para amenizarnos la velada. Sin duda a este riad le pusimos la chincheta, en cuanto volvamos a Marrakech ya sabemos donde alojarnos.



Descargar track en GPX

Deja un comentario