(E08) Nuadibú a El Aaiún

Nos despertamos temprano en L’Auberge des Dauphins y nos recibe un espectacular amanecer en la playa de Nuadibu. Ayer llegamos de noche y no tuvimos oportunidad de apreciar la belleza del lugar.



Bajamos a desayunar al mismo restaurante donde cenamos la noche anterior, aunque con los primeros rayos del sol tampoco parecía el mismo.


Tras el desayuno, liquidamos cuentas y continuamos con los 40 kilómetros que nos separaban de la frontera. En esta ocasión, y ya un poco cansados de tanto buscavida y tanto soborno decidimos probar suerte con los trámites haciéndolos nosotros mismos. Quizá fuera casualidad, o quizá por alguna otra razón, pero el caso es que sin un ‘amigo’ que nos ayudara con las gestiones no nos costó un solo Euro volver a entrar en Marruecos.

En la frontera mauritana los pasos son los mismos que expliqué anteriormente pero a la inversa.

 

  1. Entregamos pasaporte y nos ponen el primer sello de salida.
  2. Ahora el documento para la exportación del vehículo.
  3. Última comprobación de que todo esta correcto y sello en el pasaporte.

    Sin embargo, para la frontera marroquí que nos esperaba a continuación los tramites iban a ser algo más caóticos. Imaginamos que esto se debía a que se encontraba en obras, el caso es que nos tocó dar bastantes más paseos de lo que nos hubiera gustado.

     

  1. En este primer punto de control, nos darán una ficha para el visado personal desde la ventanilla. Como siempre la rellenamos y entregamos allí mismo. Aparcamos las motos donde nos indicarán los policías que por allí andan, más o menos donde esta marcado el punto 3.
  2. Nos damos un paseo para recoger y rellenar el documento para la importación del vehículo.
  3. Volvemos a donde teníamos las motos aparcadas en el punto 3. Aquí la policía procederá al registro del equipaje y tras verificar que todo está correcto nos ponen un sello en el documento del punto anterior.
  4. Volvemos donde mismo recogimos el papelito para la importación de la moto en el punto 2. Nos pondrán otro sello en él.
  5. Volvemos a por nuestras motos y paramos en este pequeño edificio para que nos tomen datos a mano y verifiquen que los pasos anteriores los hemos realizado correctamente.
  6. Entramos en la nave donde pasarán nuestras motos por los Rayos X. Si todo está correcto nos lo dejarán escrito en el documento de importación.
  7. Volvemos a dejar las motos aparcadas en la salida de los Rayos X. Nos dirigimos al edificio de Aduanas que nos encontramos enfrente de donde nos dieron el documento para la importación de la moto. Nos vuelven a sellar.
  8. Caseta justo en la salida donde nos verifican todos los documentos ya sellados y nos dan el visto bueno para que al fin podamos seguir con nuestro camino.

    Volvemos a la agradable gasolina subvencionada del Sáhara Occidental. Llenamos hasta la boca y continuamos por el mismo camino por el que bajamos, hasta que llegamos a El Aaiún. Aquí, al igual que en Nuadibú, no teníamos nada visto para dormir. Echamos un vistazo rápido por booking y nos alojamos en el Hotel Grande Gare por 40€. Aunque no tiene parking cerrado si que pudimos dejar las motos en la puerta y frente al ventanal donde el recepcionista pasaría toda la noche pendiente de ellas.

    Como el hotel no tenía restaurante decidimos dar un paseo por la medina para buscar algún sitio donde cenar. En esta ciudad se estila mucho las carnicerías con comedores dentro, donde para terminar la jornada, por 5€ cada uno nos pusimos hasta las ‘manillas’.


Deja un comentario